top of page

Palestina: la solución final



La campaña de bombardeos genocidas del Estado israelí contra el pueblo palestino en Gaza es la última entrega de un esfuerzo de casi 80 años para establecer y consolidar un Estado tapón imperialista en Medio Oriente. La filosofía y la práctica de este ataque -identificado en todo el mundo como castigo colectivo- estaban construidas en sus propios cimientos. En 1950, apenas dos años después de su creación, el futuro Ministro de Defensa israelí, Moshe Dayan, fue el primero en declararla abiertamente como política sionista oficial:

"El método de castigo colectivo hasta ahora ha demostrado ser eficaz... No existen otros métodos eficaces."

Con toda probabilidad, el propio Dayan fue instruido en este método por el criminal de guerra británico Arthur “Bomber” Harris quien, durante su estancia en Palestina en 1936, afirmó que “una bomba de 250 o 500 libras en cada aldea que hable en voz alta” "girar " resolvería satisfactoriamente el problema. A partir de ese momento, hasta el estallido de la Segunda Guerra Mundial, el castigo colectivo se convirtió en de rigor en la respuesta del imperialismo británico a la revuelta árabe de 1936-39.

Una atrocidad en particular, un ataque a la ciudad de al-Bassa en 1938, fue parte de una política declarada por el comandante local de acción "punitiva" contra pueblos palestinos enteros -en este caso después de que una bomba colocada al borde de una carretera matara a cuatro soldados británicos-, independientemente de cualquier prueba sobre quién fue el responsable. El castigo británico se describió de la siguiente manera en un informe de la BBC de octubre de 2022 del periodista Tom Bateman:

“La gente de al-Bassa aprendió la lección de brutalidad imperial cuando los soldados británicos llegaron después del amanecer. Ametralladoras montadas en vehículos blindados Rolls Royce abrieron fuego contra la aldea palestina antes de que los Royal Ulster Rifles llegaran con antorchas encendidas y quemaran casas hasta los cimientos. Los aldeanos fueron detenidos mientras las tropas luego conducían a los hombres a un autobús y los obligaban a conducir sobre una mina terrestre que explotó, matando a todos los que iban a bordo”.


Como observó más tarde el historiador AJP Taylor, el bombardeo aéreo británico que formó parte del castigo colectivo en Palestina, se convirtió en un prototipo de la campaña de bombardeos aliados durante la Segunda Guerra Mundial. El “Bombardero” Harris fue su principal protagonista y, como Jefe del Comando de Bombarderos Británico durante la guerra, fue un defensor impenitente de las intenciones genocidas de esto, que se declaró abiertamente que incluían:

“la destrucción de las ciudades alemanas, el asesinato de trabajadores alemanes y la alteración de la vida civilizada en toda Alemania... la destrucción de casas, servicios públicos, transporte y vidas, la creación de un problema de refugiados a una escala sin precedentes”.


Ver esto ahora es como leer un modelo del bombardeo israelí de Gaza.


La aplicación de este método por parte de Moshe Dayan en 1950 se limitó a una serie de ataques punitivos de represalia transfronteriza en Gaza, pero nada de la escala de la matanza actual.

Bajo la bandera de limpiar la zona de las “hordas bárbaras”, el bombardeo incesante de objetivos civiles y el ultimátum contra un millón de residentes del norte de Gaza para que se desplacen hacia el sur, donde pueden quedar encerrados en una trampa mortal aún mayor, están preparando el terreno. para la eliminación de cualquier apariencia de control palestino.

Por cada bomba que cae y cada bloque de viviendas reducido a escombros, Tel Aviv, Washington y Westminster están clavando un clavo más en el ataúd de cualquier aspiración a una patria palestina. Esta es su oportunidad, al parecer, de lograr una solución final, una paz duradera que descanse sobre un enorme cementerio palestino.

Ahora está claro para todos que, a pesar de todo lo que se habla de una solución de dos Estados, Washington, Londres y Bruselas no tienen la más mínima intención o interés en ayudar a negociar un acuerdo que conceda cualquier expresión significativa de autodeterminación para el pueblo palestino. Con cada atrocidad cometida por el ataque israelí, viene la visita de un alto portavoz de Washington, Westminster y Bruselas que declara su apoyo inquebrantable a lo que ridículamente se etiqueta como autodefensa.


Al menos, los acontecimientos actuales confirman que la tarea de la libertad palestina sólo ha pertenecido a las masas árabes y, si estuvieran a la altura de las circunstancias, contaría con el apoyo de cualquier aliado que pudieran encontrar dentro de la clase trabajadora de Israel.

Por qué Occidente apoya a Israel

Es de conocimiento común que el Estado israelí se fundó a partir de la expulsión del pueblo palestino de su patria natural. Conocida como la Nakba, al menos 750.000 palestinos, de una población de 1,9 millones, se vieron obligados a huir de sus tierras. Las fuerzas sionistas habían tomado más del 78 por ciento de la Palestina histórica, limpiado étnicamente y destruido alrededor de 530 pueblos y ciudades, y asesinado a 15.000 palestinos en una serie de atrocidades masivas, incluidas más de 70 masacres.

En guerras posteriores con los Estados árabes vecinos, se llevaron a cabo atrocidades similares, con Israel ampliando sus fronteras hasta el punto en que el territorio palestino quedó reducido a los enclaves marginales de Gaza y Cisjordania.



Prácticamente sin excepción, las “democracias” occidentales han apoyado este esfuerzo con miles de millones de dólares en ayuda económica y militar. La expresión actual de apoyo acrítico al esfuerzo bélico israelí –a pesar de la naturaleza de apartheid del Estado, su racismo explícito y el carácter genocida de la ofensiva militar– forma parte de este continuo político, puntuado con el guiño ocasional a una paz pacífica de dos Estados. solución.

El apoyo continuo e incondicional de Occidente a la ocupación sólo puede entenderse en el contexto del papel de Israel como Estado amortiguador del dominio imperialista en Medio Oriente en su conjunto. Tanto antes como durante y después de la Segunda Guerra Mundial, Oriente Medio fue un foco de revueltas contra el dominio colonial británico y francés en la región, incluso dentro de la propia Palestina.


El papel de Israel como estado tapón fue previsto por el primer gobernador británico de Jerusalén, Sir Ronald Storrs, quien habló de un estado judío “ formando para Inglaterra un pequeño Ulster judío leal en un mar de arabismo potencialmente hostil”.

Con el tiempo, Westminster y el Palacio del Elíseo se vieron obligados a ceder el control político, pero continuaron disfrutando de enormes beneficios de la explotación de vastas extensiones de recursos minerales, materias primas y suministros agrícolas, y el petróleo, en particular, aumentó su valor para las economías occidentales de posguerra. .

El golpe de 1953 que devolvió al Sha al poder en Irán fue un ejemplo de instalación de un régimen clientelista al servicio de los intereses occidentales. Sin embargo, una administración dócil instalada a través de la CIA y los altos mandos militares no fue sustituto de un estado colono que gozara de apoyo popular.

Así fue que, apenas 8 años desde su fundación, el Estado de Israel se consolidó como una avanzada del imperialismo occidental. Armado hasta los dientes con todas las armas de destrucción masiva imaginables (el país se convirtió en la única potencia nuclear de la región), el Estado israelí actuó como el aliado más consistente de la política exterior occidental. La manifestación más temprana y clara de esto surgió cuando el gobierno egipcio nacionalizó el Canal de Suez en 1956, Israel se unió a una fuerza de invasión británica y francesa.

Otros ejemplos flagrantes de esto incluyen su apoyo al imperialismo francés contra Argelia, su entrenamiento de paracaidistas para el régimen de Mobutu en el Congo y su apoyo a la intervención estadounidense en el Líbano en 1958.

Además de apoyar a Washington y Westminster en sus intentos de derrocar a los regímenes nacionalistas árabes, Tel Aviv figura entre los únicos gobiernos de Medio Oriente que respaldaron el régimen de apartheid en Sudáfrica y la guerra en Vietnam. Desde entonces hasta hoy, Israel ha apoyado sistemáticamente el incesante bloqueo de Washington a Cuba.

Esta característica única de la política exterior israelí –alinearse constantemente con los regímenes y políticas pro occidentales más reaccionarios– es una parte inherente de su función como puesto de avanzada del imperialismo. Con 169.500 militares activos en el ejército, la marina y los paramilitares, y otros 465.000 reservistas, además de su hegemonía nuclear en la región, la capacidad ofensiva israelí supera a la de cualquier otra potencia regional.

Una demostración de esta capacidad la proporcionó la Fuerza Aérea de Israel cuando destruyó primero los reactores nucleares iraquíes y luego el sirio en 1981 y 2007, respectivamente.

El mensaje ha sido simple: cualquier movimiento que desafíe los intereses imperialistas en la región tendrá que enfrentarse a una guarnición militar a sus puertas, que actuará como vanguardia para la intervención estadounidense y europea.

Tras la victoria israelí en la guerra de 1967, la revista estadounidense Newsweek explicó esta función del Estado israelí de la siguiente manera:

“Para Washington, la combinación de la fuerza militar israelí y las dulces palabras de Estados Unidos habían producido resultados eminentemente satisfactorios... Como beneficiario indirecto del bombardeo israelí, Estados Unidos debería al menos estar en condiciones de neutralizar el Medio Oriente, para que el petróleo pueda comercializarse de manera rentable y sus vías fluviales utilizadas en beneficio del comercio mundial”.

Siguiendo los pasos de la segunda Intifada –un levantamiento contra el fracaso de los acuerdos de Oslo–, la Primavera Árabe que comenzó en 2010 fue un crudo recordatorio de que las aspiraciones fundamentales de las masas árabes aún no se habían hecho realidad.


Comenzó en Túnez con un levantamiento popular contra el régimen represivo del presidente Zine El Abidine Ben Ali. Al cabo de un año, el mundo árabe se convirtió en un polvorín de revueltas a medida que las insurgencias se apoderaban de Egipto, Libia, Irak, Yemen, Siria y Bahréin. A pesar de su supuesto compromiso con la democracia en la región, Tel Aviv vio el desmoronamiento de los regímenes árabes autocráticos ante todo como una amenaza potencial a la seguridad y la estabilidad regionales.

Así lo expresó Netanyahu en noviembre de 2011, quien afirmó que “ lo más probable es que una ola islamista inunde a los países árabes, una ola antioccidental, antiliberal, antiisraelí y, en última instancia, antidemocrática”.

Durante un breve período, las ciudades de tiendas de campaña que habían estado en el centro del levantamiento en Egipto fueron emuladas en 40 pueblos y ciudades de todo Israel, en protesta contra la falta de vivienda y el alto costo de la vida.

En ninguno de los casos fue esto un desafío para el Estado israelí y la ocupación, pero sirvió como recordatorio de que la arquitectura aparentemente estable construida en torno a los acuerdos de Oslo y las secuelas de la guerra en Irak era algo inestable. Con la Autoridad Palestina esencialmente defendiendo la ocupación e incapaz de detener la nueva ola de asentamientos, Hamás entró en el vacío donde la resistencia palestina buscaba algún vehículo para expresarse.

La solución final sionista

La falta de voluntad del Estado israelí para conceder al menos un mínimo de autodeterminación palestina está integrada en sus propios cimientos, que se basan en la desposesión, colonización y partición originales de su patria.

Además del virtual encarcelamiento de toda la población palestina dentro de Gaza, desde que Israel ocupó Jerusalén Oriental en 1967, se estima que ha arrestado a un millón de palestinos. Hasta el ataque de Hamás , el número de palestinos actualmente tras las rejas israelíes era de 5.200, entre ellos 33 mujeres y 170 niños. Esta cifra incluye 1.264 palestinos en detención administrativa, lo que significa que están recluidos indefinidamente tras las rejas sin enfrentar juicio ni cargos. Quienes son acusados se enfrentan a juicios ante tribunales militares.


Desde el 7 de octubre, Israel ha arrestado a 4.000 trabajadores de Gaza y a más de 1.000 personas en la ocupada Cisjordania, duplicando así el número de prisioneros.

El acuerdo de paz de Oslo de 1993, que predijo una posible solución de dos Estados, se perdió en una tormenta de masacres sangrientas, una nueva ola de pogromos israelíes en Cisjordania y un asedio implacable de Gaza. A esto se suma el virtual fortalecimiento de una estructura de apartheid contra todos los palestinos dentro de Israel y la Cisjordania ocupada. Es cierto que no es exactamente igual al régimen de apartheid en Sudáfrica, pero una investigación reciente de Amnistía Internacional produjo este informe condenatorio:

La nueva investigación de Amnistía Internacional muestra que Israel impone un sistema de opresión y dominación contra los palestinos en todas las áreas bajo su control: en Israel y los TPO, [ Territorio Palestino Ocupado - autor] y contra los refugiados palestinos, para beneficiar a los judíos israelíes. Esto equivale a un apartheid prohibido por el derecho internacional.

“Las leyes, políticas y prácticas destinadas a mantener un cruel sistema de control sobre los palestinos los han dejado fragmentados geográfica y políticamente, frecuentemente empobrecidos y en un estado constante de miedo e inseguridad”.

Según el informe final, los componentes clave de este sistema se pueden resumir de la siguiente manera:

“fragmentación territorial; segregación y control; despojo de tierras y propiedades; y negación de derechos económicos y sociales”.

La continua extensión de la estructura de apartheid del Estado de colonos israelí demuestra al menos una de las fallas esenciales en un escenario de dos Estados: a saber, la opresión nacional de la población palestina que permanece dentro de Israel.

Desde la Nakba de 1948, el Estado israelí ha emprendido retiradas parciales, pero sólo bajo presión masiva o a cambio de garantías árabes para su seguridad. Con estas garantías en vigor y la complicidad de Fatah, ha ampliado sus fronteras de tal manera que cualquier solución de dos Estados sólo podría dar lugar a entidades de autogobierno sin sentido que seguirían dependiendo de la benevolencia israelí. Es lo que algunos comentaristas árabes han descrito como un Palestinostán: una versión israelí de los enclaves bantúes de un autogobierno supuestamente negro en Sudáfrica.

El informe de Amnistía Internacional detalla cómo se estableció este asentamiento bantú :

“El establecimiento y promoción de asentamientos israelíes en los TPO, que son ilegales según el derecho internacional, y poblarlos con civiles judíos israelíes ha sido una política del gobierno israelí desde 1967. Hasta la fecha, alrededor del 38% de la tierra en Jerusalén Este ha sido expropiada a palestinos, la mayoría de ellos de propiedad privada.

"Las autoridades israelíes han utilizado estas importantes expropiaciones de tierras para la construcción de 13 asentamientos judíos israelíes en lugares estratégicos para rodear barrios palestinos y, por lo tanto, alterar la contigüidad geográfica y el desarrollo urbano de los palestinos".

La expansión de los asentamientos israelíes a la que se refiere Amnistía se ha acelerado tras el ataque de Hamás. En un artículo del 21 de octubre en The Guardian, titulado “La estrategia de acaparamiento de tierras más exitosa desde 1967”,

El pequeño asentamiento que domina la aldea beduina de Ein Rashash se llama “Ángeles de la Paz”, pero, dice Sliman al-Zawahri, sus residentes sólo han infligido violencia, miedo y desesperación a su familia.

“Esta semana, la comunidad beduina empacó la mayoría de sus pertenencias y expulsó a todas las mujeres, niños y ancianos de la cresta de Cisjordania que habían llamado hogar durante casi cuatro décadas, encaramada sobre un manantial y al lado de un sitio arqueológico.

"No nos dejaron aire para respirar", dijo Zawahri, de 52 años, describiendo una campaña de violencia e intimidación que duró meses y que se intensificó en las últimas dos semanas. Primero se prohibió a los aldeanos acceder a las tierras de pastoreo, y luego llegó la primavera y luego la violencia llegó a sus hogares.

“Entraron en el pueblo y destruyeron casas y rediles, golpearon a un hombre de 85 años y asustaron a nuestros hijos. Poco a poco nuestras vidas se volvieron invivibles”.

Según Yehuda Shaul, director del grupo de expertos del Centro Israelí de Asuntos Públicos, sólo en el último año, los colonos anexaron efectivamente 110 kilómetros cuadrados (42 millas cuadradas) en puestos de avanzada de pastoreo. Todas las zonas urbanizadas construidas desde 1967 cubren sólo 80 kilómetros cuadrados.


Éste es entonces el contexto esencial para comprender la solución final de Israel al problema palestino. No se basa en resolver el problema mediante el respeto o la consideración mutuos, sino en eliminarlo mediante la inflexible brutalidad israelí.



Israel no es un Estado fascista, pero su actual asedio a Gaza y el manejo de su temible monstruo militar, dispuesto a aplastar toda resistencia, llevan todas las características del poder nazi. La intención no es sólo la eliminación de Hamás, sino la completa erradicación de toda la resistencia palestina. Es un intento brutal y descarado de cambiar el régimen sobre la base del terror absoluto.

Es difícil predecir con exactitud qué resultados espantosos surgirán de las cenizas de esta solución final. Lo que se puede afirmar con cierta certeza es que el Estado de Israel se enfrenta a un final en el que las aspiraciones nacionales de Palestina y su pueblo se han extinguido por completo.

La solución única: una Palestina democrática y laica

La solución de dos Estados prevista en los acuerdos de Oslo está muerta y enterrada. Fue enviado a una tumba prematura por un estado colono colonial decidido a lograr la hegemonía regional a instancias de las potencias occidentales. Cada nuevo acuerdo dentro de los territorios ocupados ha subrayado y reforzado esta verdad fundamental.

Un Estado palestino viable y contiguo en estas circunstancias sería casi imposible, ya que abarcaría enclaves palestinos aún más pequeños rodeados por territorio israelí. Además, incluso en las mejores circunstancias previstas por Oslo, la opresión nacional de los palestinos dentro de Israel permanecería intacta.

Además, los partidarios de dos Estados no abordan el aspecto más fundamental de la opresión nacional de los palestinos. No sólo sería necesario desmantelar las instituciones racistas dentro de Israel –lo que también implicaría el desestablecimiento de la religión judía como parte de su identidad esencial–, sino que el derecho palestino a la autodeterminación sólo podría ejercerse plenamente mediante el derecho a regresar a su país. tierras robadas dentro del propio Israel.


Si se concedieran estas dos características –o, más importante aún, se lucharan por ellas y se ganaran en la lucha– entonces el Estado de Israel tal como lo conocemos sería prácticamente irreconocible. Tendría mucho más sentido tener una Palestina unitaria y secular en la que árabes y judíos pudieran vivir juntos en un país donde las heridas históricas del colonialismo hayan sido completamente curadas. Significaría el fin de la partición, la creación de un gobierno verdaderamente popular y democrático que atienda las necesidades de su pueblo y no actúe como un baluarte del imperialismo.

Algunos dirán que se trata de un sueño imposible y, en nombre del realismo, seguirán jugando con la noción de compromiso entre el Estado colono y la población palestina desposeída. En el mejor de los casos, se trataba de un escenario inverosímil, que los acontecimientos recientes han hecho imposible. Es una solución totalmente contingente a la buena voluntad de los opresores y no al movimiento de masas del propio pueblo oprimido.


La tarea fundamental de todos los partidarios de la libertad y la justicia para Palestina, particularmente aquellos de nosotros en los países imperialistas que respaldamos al Estado de Israel, es quitarle la bota israelí al pueblo palestino. Esto significa apoyo incondicional al derecho de autodeterminación de los palestinos oprimidos, incluido el derecho a regresar a sus tierras.


Al fondo, los defensores de una solución de dos Estados están invalidando este derecho a la autodeterminación. Al afirmar el derecho de autodeterminación de Israel -el Estado opresor- no sólo niegan la autodeterminación palestina sino que dejan la puerta abierta para otorgar estatus legal a un asentamiento de estilo bantú en territorio palestino.


Bien podría darse el caso de que la monstruosa brutalidad de la maquinaria estatal israelí -con sus constantes masacres, asedios, represión y otras llamadas “medidas de seguridad”- pudiera lograr imponer esa solución de dos Estados y el pueblo palestino no vea otra alternativa que aceptarlo. Sin embargo, ese no es un resultado por el que debamos luchar o respaldar de antemano.

Un camino a seguir

El ataque de Hamas a través de la zona fronteriza no fue una expresión legítima de la resistencia palestina y ciertamente no fue un anuncio de una Palestina unitaria, democrática y secular. Además de la inutilidad de la operación militar, los ataques contra civiles sirvieron simplemente para justificar el argumento sionista de que la libertad palestina implica la eliminación de los judíos israelíes. Proporcionó el pretexto perfecto para que el régimen israelí lanzara su solución final y obtuviera apoyo internacional para la recolonización de la franja de Gaza.

i. Casta y clase en Israel

El establecimiento del Estado de Israel y la ampliación de sus fronteras fue posible gracias a una casta de colonos que unía a clases sociales antagónicas. Junto con los gobernantes ricos israelíes, la clase trabajadora judía fue incorporada a una estructura estatal a través de privilegios materiales sustanciales y una discriminación abierta contra los trabajadores árabes que permanecieron o cruzaron como mano de obra migrante.

Al igual que su contraparte leal en Irlanda del Norte, los trabajadores judíos en Israel se han identificado consistentemente con los partidos capitalistas gobernantes y, en su mayor parte, han apoyado pasivamente la ocupación y la represión de los palestinos. Esto fue posible gracias a una federación sindical corporativista, Histradut, que estaba plenamente integrada en el proyecto sionista.

Sin embargo, los privilegios materiales que siguen vinculando a los trabajadores judíos israelíes a la casta de colonos están siendo erosionados por una crisis capitalista que ha provocado un aumento del desempleo y un número cada vez mayor de trabajadores judíos que viven por debajo del umbral de pobreza. Esto ha provocado un pequeño número de huelgas en el sector público que lograron aumentos salariales y mejores condiciones para los trabajadores judíos y árabes involucrados.

En el orden de las cosas, se trata de escaramuzas menores que están lejos de representar una fractura grave de la casta de colonos según líneas de clases. Sin embargo, demuestran que el Estado israelí no es una entidad homogénea. Como mínimo, cualquier revolución palestina exitosa tendrá que convencer al menos a un sector de la clase trabajadora judía de que un Estado unitario servirá a sus intereses.

ii. El espectro de una tercera Intifada

Mientras las tropas de asalto israelíes se reúnen para la inminente ofensiva militar, es difícil imaginar un camino a seguir que no sea apoyar y unirse a la resistencia. Hay algunos signos, por pequeños que sean, de que el ataque israelí está creando fracturas de tensión dentro de la región y abriendo la puerta para que los pueblos árabes entren en la contienda.

Los signos más claros de esto se encuentran en la propia Ribera Occidental. Antes del reciente atentado contra el hospital árabe de Al Ahli había crecientes tensiones entre la población palestina y las autoridades. Bajo su presidente, Mahmoud Abbas, la Autoridad Palestina se ha convertido en la práctica en un régimen colaboracionista al estilo de Vichy. Sin que se hayan celebrado elecciones presidenciales ni parlamentarias durante los últimos 17 años, el embrionario estado palestino ha vigilado el territorio en nombre de las fuerzas ocupantes.

En el mejor de los casos, la policía palestina local se ha mantenido al margen mientras la actual ofensiva israelí en Gaza ha estado acompañada de una ola de ataques asesinos y represión tanto por parte del ejército israelí como de los colonos armados, a veces actuando al unísono.

Dalia Hatuq, periodista independiente, envió este informe desde Ramallah:

“Cisjordania ha estado bajo bloqueo militar israelí desde los ataques, lo que dificulta salir o entrar al territorio o moverse entre pueblos y ciudades. Las fuerzas israelíes rápidamente colocaron grandes bloques de cemento y montículos de tierra alrededor de lugares como Jerusalén Este, Belén y Hebrón........."

Mientras las fuerzas de ocupación intentan imponer un toque de queda efectivo en las zonas palestinas, los colonos armados son libres de arrasar:

La violencia se está extendiendo a Cisjordania y Jerusalén Este” , informó el Wall Street Journal del 14 de octubre, “donde han estallado manifestaciones en apoyo a los habitantes de Gaza, lo que ha llevado a enfrentamientos con las fuerzas israelíes. Las fuerzas israelíes mataron a 38 palestinos, mientras que los colonos mataron a cinco en Cisjordania y 700 palestinos resultaron heridos, dijo la ONU. Entre los muertos hay ocho niños.


“En la semana desde que los militantes de Hamas atacaron a Israel, la ONU dijo que registró 63 ataques de colonos contra palestinos, en algunos casos dándoles “ultimátums para que abandonaran sus hogares, lo que ha llevado a que varias familias se fueran”.


En el momento de redactar este informe, al menos 56 palestinos han sido asesinados en Cisjordania y Jerusalén Oriental, y otros 1.100 han resultado heridos. Todo indica que estas cifras aumentarán considerablemente junto con la ofensiva terrestre contra Gaza.


Los palestinos de la zona ya se estaban organizando para defenderse y solidarizarse con sus hermanos y hermanas en Gaza, pero el bombardeo del hospital parece haber inclinado la balanza de fuerzas contra la administración de Abbas.


En un artículo del 14 de octubre titulado El miedo y la ira aumentan en Cisjordania, la revista británica The Economist advirtió que la intensificación de la represión israelí “bien podría empujar a un gran número de palestinos y sus nuevos grupos militantes a una revuelta abierta”. y plantean serios desafíos a la ofensiva israelí:


“Israel está tratando de controlar Cisjordania con una intensa vigilancia policial. Incluso el corto trayecto en coche entre Nablus y Ramallah está ahora plagado de puestos de control. Sin embargo, las fuerzas armadas de Israel ya están desplegadas en varios frentes: no sólo alrededor de Gaza sino también en la frontera con el Líbano. ....... Una amplia erupción de violencia y malestar en Cisjordania a la escala de la última gran intifada allí, que duró entre 2000 y 2005 y se cobró alrededor de 3.000 vidas palestinas y 1.000 israelíes, exigiría aún más a las fuerzas de Israel. apenas en un tercer frente”.


iii. Movilización de las masas árabes

La primavera árabe de 2011 no logró alcanzar sus objetivos democráticos. Sin embargo, fue una poderosa ilustración del potencial revolucionario de los trabajadores y campesinos árabes para reconfigurar completamente el equilibrio de fuerzas a favor de la lucha palestina. Si sólo en Egipto hubiera aparecido un gobierno genuinamente democrático y antiimperialista, no hay duda de que habría provocado ondas de choque en todo Israel y los territorios ocupados.


Incluso los actuales regímenes árabes conservadores están ahora bajo presión para tomar distancia de la cómoda relación que han disfrutado con Tel Aviv. La respuesta masiva a la matanza en Gaza es un factor que tanto ellos como sus amos en Washington y Europa deben tener en cuenta para la solución final.


Ni ellos, ni las fuerzas reunidas por Teherán, están dispuestos a desencadenar un movimiento de masas que, con razón, temen que amenace su propia existencia y la de Israel. Al mismo tiempo, no pueden verse de brazos cruzados mientras su enemigo declarado masacra al pueblo palestino.


Ahora en toda la región, en Jordania, Irak, Egipto y el Líbano, cientos de miles de personas se están manifestando al lado de los palestinos con diversas exigencias a sus respectivos gobiernos para que hagan algo concreto para detener el ataque israelí.


Es imposible decir cuán profunda y ampliamente se extenderá esto en el tiempo que se permita. Sin embargo, cualquiera que sea el resultado inmediato de esta fase de la lucha por la libertad palestina, está claro que sólo la movilización de las masas árabes en la región en su conjunto puede proporcionar el sustento para una resistencia palestina efectiva y poner fin a la pesadilla de la ocupación.


Movimiento solidario

El movimiento mundial de solidaridad con Palestina también tiene un papel vital que desempeñar. Hasta el momento se limita a protestas callejeras con una ausencia casi total de participación laboral organizada. En Gran Bretaña esto está condicionado por una burocracia sindical unida a la dirección prosionista del Partido Laborista.

La reciente declaración del TUC (Congreso de Sindicatos) es indicativa de esto. Mientras lamenta “el castigo colectivo del pueblo de Gaza por parte del gobierno israelí”, su postura melancólica es simplemente apelar al diálogo para permitir “ una solución de dos Estados, [y] seguridad tanto para Israel como para Palestina” .

Entre las aproximadamente 150.000 personas que se unieron a la manifestación de Londres el 14 de octubre, debe haber decenas de miles de trabajadores que forman parte de una clase trabajadora británica multinacional. Es su voz la que necesita ser escuchada dentro de los sindicatos como parte de la expresión de la solidaridad internacional de la clase trabajadora. Las demandas deben ser claras e inequívocas.

¡TERMINAR LA CARNICERÍA! ¡DETENGA EL ASEDIO DE GAZA!

¡NO A LA OCUPACIÓN! ¡BASTA DE LOS ASENTAMIENTOS!

¡LIBERA A LOS PRISIONEROS! ¡PALESTINA LIBRE!

NO OLVIDES SUSCRIBIRTE Y COMPARTIR




Bình luận


bottom of page