top of page

Antisemitismo, fascismo y Hamás



“Casi 80 años después del final de la Segunda Guerra Mundial, es impactante escuchar hoy cánticos abiertamente antisemitas en las calles de Londres. Hay personas que claramente quieren ignorar la masacre de Hamás del 7 de octubre. Quieren borrar a Israel del mapa. Eso es lo que estaban cantando hoy. No deben tener y no tendrán éxito. Agradezco a la policía todos sus esfuerzos para mantener a la gente segura, pero todos debemos hacer más, porque un antiguo odio está resurgiendo en Europa. Hay que erradicarlo”. - Boris Johnson (ex Primer Ministro del Reino Unido), 11 de noviembre.


Mientras millones de personas en todo el mundo se movilizan para protestar contra el genocidio israelí en Gaza, se topan con una campaña orquestada que busca presentar este movimiento de masas, o elementos sustanciales del mismo, como antisemitas consciente o inconscientemente.


El corazón palpitante de esta campaña de difamación se encuentra dentro del Estado israelí, que califica cualquier crítica a su brutal ocupación como dirigida contra el pueblo judío en su conjunto. Netanyahu y sus aliados belicistas del gabinete cuentan con el apoyo de los gobiernos occidentales que buscan prohibir o restringir muestras de solidaridad con Palestina por motivos similares.


Los incidentes más notables de esto hasta ahora han ocurrido en Alemania y Francia, acompañados por una campaña similar de difamación en Gran Bretaña, donde la ahora ex Ministra del Interior, Suella Braverman, caracterizó las manifestaciones como “turbas de odio” y pidió a la policía que tomara medidas. acción más dura.


Según la prensa de derecha y la propia policía, Gran Bretaña está experimentando actualmente un aumento significativo de los “crímenes de odio” antisemitas coincidiendo con las manifestaciones masivas en defensa de la libertad palestina.


Los dirigentes derechistas del clero judío también han estado al frente de esta campaña de difamación. En un artículo en el periódico The Times, el Gran Rabino Sir Ephraim Mirvis advirtió contra el “extremismo de odio”, afirmando también que las líneas entre los manifestantes y “aquellos que apoyan el brutal terrorismo de Hamas” se habían vuelto “muy borrosas”.


"El mundo se siente diferente", dijo, "porque en el preciso momento en que debería estar más claro que nunca lo que se entiende por 'resistencia', 'jihad', 'levantamiento' o 'intifada' de Hamás, cada vez más personas están pidiendo abiertamente estas cosas en ciudades de Gran Bretaña y el mundo. Esto es un extremismo odioso”.


El ministro conservador de Inmigración, Robert Jenrick, que asistía a una manifestación pro Israel, dijo a la audiencia:


"Déjame ser claro. Valorar el terrorismo de Hamás es un delito penal grave. Quienes participen en este tipo de ataques, o incluso en cualquier otra forma de ataque antisemita, deben ser perseguidos, arrestados y procesados. No puede haber tolerancia hacia este odio y antisemitismo en nuestro país”.


Esta caza de brujas apenas velada no carece de precedentes e incluso se ha extendido al interior de la propia Junta de Diputados Judíos cuando, en septiembre de 2018, aprobó un voto de censura contra su propia vicepresidenta principal, la Dra. Sheila Gewolb, simplemente por criticar la nueva Ley del Estado Nación. Este último dictamina que los derechos nacionales en Israel pertenecen únicamente al pueblo judío. Gewolb fue censurada porque dijo que Israel estaba equivocado y que “todas las personas deberían ser valoradas y las poblaciones árabes y otras minorías de Israel deberían ser una parte apreciada de la sociedad”.



La inferencia ha sido muy clara: manifestarse por la libertad palestina y contra el Estado de Israel es intrínsecamente antisemita.


¿Qué es el antisemitismo?

El antisemitismo puede asumir distintas formas y expresarse en diferentes grados. Un grupo de destacados académicos y celebridades judíos proporcionó una definición general útil en una declaración publicada por el periódico The Guardian el 15 de junio de 2018.


“El antisemitismo es discriminación, prejuicio u hostilidad contra nosotros por ser judíos. Es una forma de racismo. Puede manifestarse en violencia, negación de derechos, actos discriminatorios, comportamiento basado en prejuicios, declaraciones verbales o escritas, estereotipos negativos o búsqueda de chivos expiatorios. La negación del Holocausto, el libelo de sangre, las teorías de conspiración sobre el supuesto poder judío o las supuestas prioridades de los judíos en todo el mundo son todas expresiones de antisemitismo... La crítica a Israel no es antisemita a menos que esté motivada por prejuicios antijudíos”.


Sin embargo, en Gran Bretaña y Occidente, la definición oficial de antisemitismo está codificada en la adhesión a las directrices emitidas por la Alianza Internacional para la Memoria del Holocausto (AIMH). Estas directrices utilizan ejemplos prácticos que incluyen:

  • Negar a los judíos el derecho a la autodeterminación o llamar a Israel un “esfuerzo racista”.

  • Comparando a Israel con los nazis.

Fue sobre la base de estos artículos en particular que el líder derechista del Partido Laborista, Sir Keir Starmer, llevó a cabo una caza de brujas entre las fuerzas de izquierda laboristas reunidas en torno al ex líder Jeremy Corbyn. Habiendo tenido éxito en este esfuerzo por hacer que el Partido Laborista sea más aceptable para la clase dominante británica, Starmer ha dado apoyo tácito a la masacre israelí en Gaza y se ha negado a pedir un alto el fuego.


Este tipo de campaña de desprestigio y justificación del sionismo es casi universal entre los gobiernos capitalistas que forman parte de la OTAN. Sin embargo, una antigua organización comunista, el Partido Socialista de los Trabajadores (PST ) en Estados Unidos, se ha unido a los sionistas en un burdo intento de darle a esta campaña de desprestigio un barniz supuestamente marxista.


Un elemento central de su argumento es la visión sionista de que Israel es un lugar de refugio para los judíos en un mundo donde el “odio a los judíos” es una amenaza omnipresente y un precursor del fascismo. El corolario de esto es que el ataque de Hamas contra Israel no es más que otro de una larga y casi ininterrumpida cadena histórica de pogromos antijudíos, contra los cuales el Estado israelí debe defenderse.


Como resultado, el PST ahora pide una victoria de Israel en su guerra contra Gaza. La invasión israelí, argumentan, es necesaria para liberar a los palestinos de la bota de Hamás, a la que presentan como una organización fundamentalista islámica que actúa bajo la guía, si no órdenes directas, del reaccionario régimen clerical de Irán.


Esto se encuentra en el extremo de un amplio espectro de opiniones que, en un grado u otro, intentan condicionar nuestra respuesta a la cuestión de la libertad palestina. En el otro extremo del espectro, están aquellos partidarios genuinos de la libertad palestina que creen que denunciar el “odio judío” es una condición previa para oponerse al ataque israelí. Esta tendencia está representada por la revista en línea World Outlook, que también aboga de manera más amplia por el reconocimiento del Estado israelí y una solución de dos Estados al problema subyacente de la opresión palestina.


Un hilo común que atraviesa todas estas posiciones es que Hamás es una organización terrorista islamista que odia a los judíos, cuyas acciones el 7 de octubre reflejaron y/o contribuyeron a un aumento mundial del antisemitismo.


Cualquier juicio preciso sobre esto último se hace casi imposible por el hecho de que los medios de comunicación capitalistas pro-israelíes, la policía y el liderazgo derechista del clero judío presentan acciones antisionistas de manera más prominente en sus ejemplos de esta supuesta tendencia universal. En el centro de esto ha estado su acusación de “discurso de odio” por parte de manifestantes pro palestinos, a quienes clasifican como “criminales” que deberían ser “perseguidos, arrestados y procesados”.


Tomemos, por ejemplo, este informe destacado del 3 de noviembre en el Times of Israel:

“Una biblioteca y un centro de investigación sobre el Holocausto en Londres fueron desfigurados con grafitis que decían “Gaza”, el último de una serie de instituciones y sitios judíos en todo el mundo que han sido vandalizados con lemas pro palestinos”.


Un informe similar apareció en la edición del día anterior del periódico británico The Jewish Chronicle. Esto fue acompañado de una entrevista con el director de la biblioteca que decía:


“Criticar a Israel por medio de un ataque contra una institución del Holocausto es una acción que sólo puede tener sentido para los antisemitas y sus facilitadores”.


Como muestra la foto adjunta, esto no se refería al centro en sí sino a una pancarta que estaba colgada en las barandillas frente al centro: apenas puede considerarse como un acto de vandalismo. Debo admitir que, en mi juventud, podría haber hecho algo similar. Me habría enojado mucho que una institución cuya génesis es la oposición al genocidio pudiera guardar silencio o ser cómplice de la masacre diaria israelí de civiles palestinos. Pintar con aerosol un recordatorio de esto puede haber sido una tontería, pero ciertamente no es un ejemplo de antisemitismo.


Otro incidente, esta vez reportado como un crimen por la policía de Londres, muestra una foto de un manifestante sosteniendo un cartel con la esvástica colocada en el centro de la Estrella de David, que es a la vez un emblema de la religión judía y la pieza central de la bandera nacional israelí. Es la simbiosis perfecta: cualquier ataque a la bandera nacional puede entonces asociarse con el odio antijudío.


En este caso, bien podría ser que la persona que lo porta vea una comparación entre el indiscutible holocausto nazi y el genocidio israelí en Gaza. De cualquier manera, se trata de alguien que porta una pancarta en una manifestación que tiene derecho a hacer, ya sea a favor o en contra de Israel.


La otra cara de la moneda de esta asociación es que la lucha contra el antisemitismo se vuelve casi inseparable del apoyo a Israel. Un claro ejemplo de esto se puede encontrar en Estados Unidos, donde la Liga Antidifamación (LAD) es a la vez la organización líder en la crónica del antisemitismo y la defensora más devota del Estado de Israel. Así, después de informar de un enorme aumento del supuesto antisemitismo “incluida la retórica que deslegitima el derecho de Israel a existir”, la LAD convocó a una marcha nacional por Israel en Washington sobre la base de que,


"La Marcha por Israel será una oportunidad para que todos los estadounidenses se unan en solidaridad con el pueblo de Israel, para demostrar nuestro compromiso con el aliado más importante de Estados Unidos en el Medio Oriente..."



El carácter proimperialista de la marcha no podría haber sido más claro. La marcha en sí, que presentó una celebración totalmente bipartidista del esfuerzo bélico de Israel, fue una celebración repugnante de esto.


¿Son lo mismo el antisemitismo y el odio a los judíos?

Acompañando a las afirmaciones exageradas sobre el aumento de los “crímenes de odio” antisemitas está el uso del término odio a los judíos como sinónimo de antisemitismo. Este acoplamiento puede parecer relativamente inofensivo. Sin embargo, usarlos indistintamente no logra distinguir entre personas que tienen prejuicios antisemitas y aquellas que buscan activamente explotar esos prejuicios con fines políticos.


Tomemos, por ejemplo, una encuesta reciente realizada por CNN que, según se informa,


“…..encontró que, de aquellos en los EE.UU. a los que se les preguntó, el 20 por ciento dijo que los judíos tenían demasiado control sobre los medios de comunicación; el 30 por ciento pensaba que los judíos tenían demasiada influencia sobre los negocios y las finanzas; y el 30 por ciento también pensó que el pueblo judío utilizó el Holocausto para promover su propia posición”.


Semejantes opiniones son indudablemente antisemitas, pero ¿son odiosas? ¿Significa esto que entre el 20 y el 30 por ciento de los estadounidenses odian a los judíos? De ser así, un odio tan generalizado presagiaría casi inevitablemente una ola de agresiones físicas, si no pogromos reales. Esto, a su vez, podría estimular un movimiento fascista insurgente. Usar el odio a los judíos como sinónimo de antisemitismo puede no conducir directamente a esa conclusión, pero ciertamente añade un peso emocional que da urgencia a la lucha contra él.


Israel y la extrema derecha hoy

Una debilidad central de quienes buscan unirse contra la amenaza del odio antijudío es la tendencia a abstraerlo de la realidad actual de la lucha de clases y del muy real surgimiento de la extrema derecha. Al hacerlo, desarman a los trabajadores en la lucha contra el racismo actual y los desafíos potenciales que plantea el crecimiento del fascismo en el futuro.


Hay poca evidencia de que la extrema derecha esté utilizando hoy el antisemitismo para reforzar su mensaje ultranacionalista. De hecho, el odio que utiliza se basa abrumadoramente no en el odio a los judíos sino más bien en un llamado a proteger los “valores judeocristianos” contra la “islamización” de la cultura nacional. En prácticamente todos los países europeos donde la extrema derecha ha ganado terreno, esto ha llevado a una convergencia con el sionismo y el Estado de Israel como baluarte contra el Islam. Su moneda común es una demonización racista e islamófoba, particularmente de los árabes.


Con trajes y fajas con los colores de la bandera francesa”, escribió Leila Abhoud en el Financial Times del 31 de octubre, “los legisladores del partido de extrema derecha de Marine Le Pen mostraron su apoyo a Israel y a la comunidad judía francesa en un mitin en París, apenas dos días después del ataque de Hamás que ha reavivado una guerra brutal en Oriente Medio. La delegación de la Rassemblement National [anteriormente conocida como Frente Nacional - autor] fue bien recibida por los manifestantes, y aunque Le Pen no acudió, ya había saltado en defensa de Israel diciendo que “se le debe permitir erradicar a Hamás”.


El giro de Marine Le Pen hacia el apoyo a la causa sionista es probablemente el ejemplo más sorprendente de esta convergencia entre la extrema derecha europea y el Estado israelí. En casi todos los casos, esto los ha llevado a deshacerse de su pasado pronazi y antisemita mientras se apresuran a abrazar plenamente a su nuevo aliado.


Esta tendencia general se registró en el trato de alfombra roja que Netanyahu tendió a los jefes de los gobiernos de derecha polaco, húngaro e italiano. En este último caso, se trataba de recibir al líder de la extrema derecha italiana, el ministro del Interior, Matteo Salvini. Calificado de neofascista por sus críticos de izquierda, Salvini es conocido por su admiración por Benito Mussolini y su postura xenófoba y anti-refugiados.


Sería una tontería suponer que este cambio aparentemente tectónico está impulsando un viaje hacia el centro de la política capitalista europea. En todo caso, ocurre lo contrario, lo que lo convierte en una amenaza aún mayor. Los peligros de este abrazo mutuo ciertamente han generado preocupación entre la comunidad judía italiana.


Su organización coordinadora, la Unión de Comunidades Judías Italianas (UCEI), ha emitido dos declaraciones formales criticando a Salvini y su gobierno. Uno de ellos comparó el plan de Salvini de realizar un censo especial de la comunidad romaní del país con las leyes antijudías de la década de 1930. Antes de eso, la presidenta de la UCEI, Noemi di Segni, advirtió contra un clima general de “creciente intolerancia, odio racial y radicalización”.


En cuanto a la cuestión de Palestina, Salvini clavó sus colores en el mástil al pedir al gobierno italiano que adoptara la definición de antisemitismo de la AIMH. También aprobó la decisión de Trump de reconocer a Jerusalén como la capital israelí. Haciéndose eco de la propaganda islamófoba israelí, el Viceministro de Asuntos Exteriores del gobierno italiano, Guglielmo Picchi, fue citado diciendo:


“Creo firmemente que el nuevo antisemitismo surgirá del populismo de izquierda y del Islam radical, no de este tipo de movimientos conservadores”


Un fenómeno similar existe en Alemania, donde el gobierno ha prohibido las manifestaciones contra la guerra como parte de su postura proisraelí. La extrema derecha está representada por Alternative für Deutschland (AFD), que actualmente ocupa el segundo lugar en las encuestas y se prevé que forme parte de un futuro gobierno tras las próximas elecciones. Este grupo xenófobo y ultraderechista se enorgullece de atacar a los inmigrantes musulmanes y utiliza su postura proisraelí para reforzarlo.


Así lo señaló un informe del Times of Israel tras las elecciones alemanas de 2017.


“Sin embargo, el partido ridiculizado por sus puntos de vista antisemitas y xenófobos que recuerdan a los nazis también apoya firmemente a Israel, uno de varios partidos populistas de derecha en Europa que han tratado de hacer causa común con la postura dura de Israel hacia el terrorismo y el autocontrol. posición de estilo islámico como un baluarte avanzado contra el extremismo islámico”.


La ADF no sólo hanvenido desechando su pasado pronazi y antisemita, sino que ya han comenzado a reclutar judíos como parte de una narrativa que proyecta al Estado judío como el último puesto de avanzada europeo de la civilización contra las potencias árabes. Esto es tal que en 2018 un grupo de diecinueve miembros judíos de AfD formaron la JAfD, la división judía del partido. En las elecciones alemanas de septiembre de 2021, Marcel Yaron Goldhammer, un judío abiertamente gay, se presentó como candidato electoral de AfD en Berlín.


El último favorito en esta carrera de tres partidos es el Partido de la Libertad holandés, encabezado por Geert Wilders, un virulento islamófobo que describe el Corán como fascista y ha pedido que se prohíba junto con prácticamente todos los demás aspectos de la cultura islámica. En un discurso en el parlamento de 2007, Wilders dijo:


"Si no detenemos la islamización ahora, Eurabia y Holandabia serán sólo cuestión de tiempo. Hace un siglo, había aproximadamente 50 musulmanes en Holanda Hoy, hay alrededor de un millón de musulmanes en este país. ¿Dónde terminará esto? Nos dirigimos hacia el fin de la civilización europea y holandesa tal como la conocemos".


El reciente manifiesto electoral del partido para las elecciones de noviembre incluía la siguiente cláusula:


"Holanda no un país islámico: no hay escuelas islámicas, coranes ni mezquitas."


"También dijo que "Israel es la primera línea de defensa de Occidente" contra las hordas islámicas. Declaró que Israel merecía un estatus especial en el gobierno holandés porque estaba luchando por "Jerusalén".


Esta convergencia -entre los partidos xenófobos e islamófobos de extrema derecha y el sionismo del Estado de Israel- no sirve para nada al pueblo judío. Por el contrario, si se acepta como buena moneda en la defensa supuestamente global de la "civilización", es un eje que desarma totalmente la lucha real contra el racismo actual y, al hacerlo, sólo puede fortalecer el surgimiento potencial de movimientos fascistas en el futuro.


Fascismo y antisemitismo

“Los orígenes del antisemitismo virulento se encuentran en el impacto de las crisis capitalistas cada vez más profundas en capas desesperadas de una clase media aplastada. Se vuelven abiertos a la retórica anticapitalista de las fuerzas fascistas que convierten a los judíos en chivos expiatorios de la devastación provocada por el funcionamiento de la explotación capitalista. Cada vez más sectores de los gobernantes recurren a bandas fascistas para tratar de aplastar a los trabajadores y a los sindicatos. Lo harán en todos los países capitalistas a medida que la lucha de clases se profundice en los años venideros”. - The Militant, (periódico del PST (EEUU)), 30/10/23


A primera vista, esta afirmación general parece bastante inocua. Sin embargo, al comenzar con una explicación histórica de los orígenes del “antisemitismo virulento”, luego salta hacia el futuro donde insiste que el mismo fenómeno volverá a ocurrir “en todos los países capitalistas”. De esta manera, el antisemitismo se proyecta como una característica universal e indispensable de todos los movimientos fascistas. Por lo tanto, si queremos detener el fascismo en el futuro, la lucha contra el odio a los judíos se convierte hoy en un imperativo absoluto.


La suposición subyacente es que cualquier crecimiento del fascismo invariablemente replicará el del pasado. Por qué debería ser así sólo puede explicarse con el esquema de que el antisemitismo y el fascismo siempre serán compañeros de cama.


No debería sorprender que el horror del holocausto nazi signifique que el antisemitismo y el fascismo siempre estarán estrechamente asociados. Sin embargo, esto no los convierte en males gemelos, sinónimos y dependientes el uno del otro.



En realidad, esta identificación del antisemitismo con el fascismo - en su período insurgente - es bastante falsa y guarda poca relación con el crecimiento del fascismo en Italia o en España. El argumento de que el odio a los judíos ha sido un baluarte o un precursor de los movimientos fascistas insurgentes no es históricamente exacto.


i. Italia: la cuna del fascismo

En el caso de Italia – verdadera cuna del fascismo y su primer triunfo bajo el liderazgo de su padre fundador, Benito Mussolini – las camisas negras fascistas de la Squadre d'Azione no organizaron ni un solo pogromo antijudío ni incluyeron ninguna narrativa antisemita en los primeros diez años de su existencia. Esto no lo hizo menos fascista en su campaña de terror contra los sindicatos y los partidos socialista y comunista.


Los judíos estaban tan bien integrados en la sociedad italiana hasta que en 1922, cuando Mussolini tomó el poder, estaban en todas las ramas del gobierno, incluido el ejército, y iban representados en todo el espectro político. Como tal, el antisemitismo no fue adoptado oficialmente por el fascismo italiano hasta 1938 como parte de la convergencia entre el intento de Italia y Alemania de dar respiro sus fortunas imperiales menguantes a expensas de Francia y Gran Bretaña. De hecho, aunque los judíos constituían sólo el 0,1 por ciento de la población italiana total a principios de siglo, la proporción de judíos en el movimiento fascista era tres veces mayor.


A partir de su triunfo, el número de judíos en el Partido Nacional Fascista de Mussolini creció, de 780 en 1922 a más de 6.000 en 1933. De hecho, se estima que 230 judíos italianos participaron en la Marcha fascista sobre Roma de 1922. Además, a lo largo de ese período hubo una lista impresionante de figuras judías en los niveles más altos del Estado fascista y dentro de los círculos más elitistas del fascismo. Entre ellos se encontraba Guido Jung, miembro del Gran Consejo del Fascismo y Ministro de Finanzas de Mussolini de 1932 a 1935.


De hecho, en varias ocasiones Mussolini habló positivamente sobre los judíos y el movimiento sionista. Incluso en 1934, se citó a Mussolini diciendo:


“Para que el sionismo tenga éxito, es necesario tener un Estado judío con una bandera y un idioma judíos. La persona que entiende esto es su fascista Jabotinsky”.


Jabotinsky era Vladimir Jabotinsky, el fundador del sionismo revisionista, del que son descendientes el actual partido Likud y otros grupos israelís de derecha y extrema derecha.


ii El fascismo y la guerra civil española

Un retrato similar surge de la historia del fascismo en España, donde el antisemitismo apenas apareció como fuerza impulsora de la victoria o que sostenía el posterior gobierno de 40 años de Franco.


En su reciente libro, Arquitectos del terror: paranoia, conspiración y antisemitismo en la España de Franco, el destacado historiador Paul Preston narra el uso del antisemitismo por parte de Franco para reunir a sus fuerzas fascistas contra el gobierno republicano de izquierda. También observa cuán ridícula fue esta diatriba, dado que la población judía en España - que ascendía a unos 6.000 en 1936 - era tan pequeña y apenas visible.


Sin embargo, al igual que otros movimientos fascistas incipientes y de extrema derecha de la época, el antisemitismo proporcionó una desviación útil para explicar los males del mundo. En España, como muestra Preston, fue parte de una triple amenaza:


"El hombre del saco de la conspiración judío-masónica-bolchevique proporcionó una etiqueta conveniente para una amplia gama de izquierdistas y liberales que fueron agrupados por los rebeldes en un 'otro' que necesitaba ser exterminado".


El recurso a una teoría de la conspiración global judío-bolchevique contra valores e instituciones supuestamente cristianos proporcionó un elemento de cemento ideológico que ayudó a unir a las fuerzas fascistas. Otros elementos a los que se les dio igual peso fueron la idea de un “superestado masónico” global, así como una indulgencia bolchevique hacia la homosexualidad y la igualdad de derechos para las mujeres.


Este galimatías fue útil para reunir a sus tropas: incluso cuando su ejército tomó Madrid en 1939, criticó "el espíritu judío que facilitó la alianza del gran capital con el marxismo". Sin embargo, en el levantamiento de 1936 contra el gobierno republicano y lugo durante la guerra civil en sí, no hay pruebas reales que demuestren que el antisemitismo de Franco contribuyó decisivamente a la victoria fascista. Este último necesita un análisis completamente distinto y mucho más profundo.


iii Alemania

De hecho, ni siquiera el triunfo de los nazis en Alemania en 1932 puede atribuirse por su odio a los judíos. No hay duda de que Hitler y el partido nazi siempre fueron antisemitas. Antes de que llegaran al poder, éste era un elemento de su teoría aborrecible sobre la raza superior ayryana. Su programa de 25 puntos, publicado en 1920 y que utilizaron hasta 1932, incluía un punto que excluía a los judíos como miembros de la nación alemana.


En su conjunto, no se trata de un manifiesto antisemita. Más bien, el antisemitismo formaba un elemento de un discurso populista y nacionalista que exigía que “todos los no alemanes que entraron en Alemania después del 2 de agosto de 1914 deberán abandonar el Reich inmediatamente”.


Esto se refleja en el hecho de que, entre 1920 y 1932, no hay rastro de pogromos antijudíos ni de violencia sistemática contra los judíos alemanes. Tampoco se registró ni una sola manifestación fascista específicamente contra los judíos. El verdadero terror de las camisas marrones nazis del Sturm Abeilung (Tropas de Asalto) estaba dirigido contra el movimiento obrero y especialmente el Partido Comunista. El antisemitismo nazi de aquella época estuvo presente como un elemento a utilizar selectivamente como parte de un discurso variado, cuyo eje constante era el nacionalismo anticomunista.


Como explica la Biblioteca del Holocausto de Wienar, los nazis adaptaron hábilmente su discurso a diferentes sectores:


“Por ejemplo, cuando hablaban con empresarios, los nazis restaban importancia al antisemitismo y en cambio enfatizaban el anticomunismo y la devolución de las colonias alemanas perdidas mediante el Tratado de Versalles. Cuando la propaganda nazi se dirigía a soldados, veteranos u otros grupos de interés nacionalistas, hacía hincapié en el fortalecimiento militar y la devolución de otros territorios perdidos después de Versalles. Los oradores nazis aseguraron a los agricultores del estado norteño de Schleswig-Holstein que un gobierno nazi apuntalaría la caída de los precios agrícolas. A los pensionistas de toda Alemania se les dijo que tanto el importe como el poder adquisitivo de sus cheques mensuales se mantendrían estables”.


Un elemento central de la propaganda nazi fue una demagogia anticapitalista que apelaba a una clase media empobrecida que se sentía aplastada entre los obreros y el gran capital. El antisemitismo contribuyó a esto en la medida en que sirvió para oscurecer el verdadero carácter de clase de los esfuerzos de los nazis por restaurar la suerte del imperio alemán. Sin embargo, no fue un componente vital de su matonismo extraparlamentario antes de 1932. No explicó su éxito en la creación del monstruoso Tercer Reich, que posteriormente condujo a la persecución de los judíos y luego a su eliminación física.


¿Es Hamás lo mismo que ISIS?

Un amigo mío en Facebook, Aaron Ruby, se opone abiertamente al sionismo y al genocidio israelí en Gaza. También se opone igualmente a Hamás basándose en que,


“Hamás es un grupo burgués absolutamente reaccionario, fundamentalmente indistinguible de ISIS. Hamás no sirve al pueblo palestino, sino a sus enemigos”.


Esto lo expresó de manera más sucinta el presentador de televisión británico, Piers Morgan, quien simplemente los describió como “un grupo de bárbaros medievales”.


Aparte de los matices racistas de la declaración de Morgan, la designación de Hamas como una organización terrorista islamista parecida a ISIS o los talibanes ha justificado el bloqueo de Gaza de 17 años por parte de Israel. Hoy constituye la pieza central de su objetivo de guerra declarado de eliminar completamente a Hamás del espectro político palestino.


El mismo marco es compartido por una amplia gama de fuerzas políticas en Estados Unidos y Gran Bretaña, que afirman que Hamás es una organización que busca matar a tantos judíos como sea posible y/o expulsarlos del territorio histórico de Palestina. Algunos, como el PST (EE.UU.), van aún más lejos y dicen que Hamás es el opresor de los palestinos tanto que una victoria de Israel será un alivio bienvenido tanto para ellos como para el pueblo judío en Israel.


Hay cada vez más pruebas de que el objetivo principal de la incursión de Hamás en Israel era tomar rehenes como moneda de cambio para la liberación de prisioneros palestinos en cárceles israelíes. Esta misma evidencia sugiere que muchas de las víctimas civiles quedaron atrapadas en el fuego cruzado con el ejército israelí o fueron víctimas de una reacción de pánico por parte de las Fuerzas de Defensa de Israel, especialmente por el fuego indiscriminado del escuadrón de asalto de helicópteros Apache contra cualquier fuerza en movimiento en tierra.


Las mejores fuentes de esta evidencia se pueden encontrar en la revista en línea Grayzone, y especialmente en el artículo What Really Happened on Oct 7? Vea el enlace a continuación:


Por muy exageradas que puedan ser, la matanza de civiles a manos de combatientes de Hamás fue moralmente reprobable y militarmente injustificada. El propio Hamás no los ha tolerado. Teniendo en cuenta este hecho y las pruebas disponibles, la narrativa de un pogromo antisemita inspirado por Hamás es al menos muy cuestionable,


Además, esta valoración del 7 de octubre no está condicionada únicamente por los hechos. También depende de una caracterización predeterminada y falsa de Hamás como una organización terrorista que odia a los judíos.


En primer lugar, Hamás es un partido político con un ala militar –las Brigadas Qassam– muy parecida al Sinn Féin y al IRA durante la ocupación británica de Irlanda. Y, al igual que el Sinn Féin, Hamás también tiene un ala civil que ganó popularidad por su suministro de alimentos y servicios sociales durante todo el bloqueo. Sin embargo, Hamás es mucho más que eso. Está integrado en el tejido mismo de la sociedad de Gaza, donde sus miembros y partidarios civiles son responsables de la atención sanitaria, la educación, la vigilancia, la cultura, los servicios sociales y las empresas económicas.



Netanyahu lo sabe y es uno de los factores detrás de su política de tierra arrasada.


La matanza indiscriminada de civiles, intencionadamente o no, también fue una característica de la campaña de bombardeos del IRA que se cobró la vida de cientos de civiles, tanto en los seis condados ocupados como en el territorio continental británico. El Sinn Féin también fue calificado de organización terrorista. Vale la pena recordar que Westminster prohibió a los medios transmitir los discursos de sus representantes, especialmente los de Gerry Adams. La mayoría de las víctimas de la campaña de bombardeos del IRA eran civiles protestantes, pero esto no cambió el carácter fundamental del movimiento republicano como fuerza de liberación nacional.


Las atrocidades de Mau Mau en Kenia

Este tipo de atrocidades no son nuevas en la historia de los movimientos de liberación nacional contra el dominio colonial. En Kenia, por ejemplo, donde el imperialismo británico gobernaba con terror, el ejército rebelde, Mau Mau, frecuentemente mataba a colonos y nativos kenianos que colaboraban con las autoridades británicas. Un incidente en particular, que se conoció como La Masacre de Lari, ocurrió en marzo de 1953 cuando los Mau Mau quemaron las casas de conocidos leales. Sus chozas fueron incendiadas mientras las familias aún estaban dentro y quienes intentaron escapar fueron masacrados con machetes, sin perdonar ni siquiera a las mujeres con bebés a la espalda.


Ante un torrente de indignación en los medios occidentales, una edición de mayo de 1953 del periódico The Militant (del mismo PST) republicó un artículo de la revista británica Socialist Outlook. Esto incluía los siguientes comentarios de su autor, el trotskista sudafricano Charles Van Gelderen:


“Es fácil sentarse aquí en Gran Bretaña, en la relativa seguridad del “Estado de Bienestar”, y condenar las actividades de Mau Mau; Sentirse horrorizado por el derramamiento de sangre en Kenia es una reacción natural. Pero si el pueblo está recurriendo a métodos primitivos en sus esfuerzos por destruir a sus enemigos, es bueno recordar que ha sido una política deliberada de los británicos mantenerlos primitivos. La historia ha estado acompañada de actos que parecieron bárbaros para la gente más “culta” de las ciudades... El habitante de la ciudad no puede tener idea de lo que significa la pérdida de su tierra para su primo del campo."


Quince años después, el mismo periódico publicó un discurso de Malcolm X, que llevó este enfoque un paso más allá:


“Serán recordados como los más grandes patriotas africanos y luchadores por la libertad que ese continente haya conocido jamás, y se les dará crédito por lograr la independencia de muchos de los estados independientes existentes en ese continente en este momento. Hubo un tiempo en que su imagen era negativa, pero hoy se les mira con respeto y su jefe es el presidente y su próximo jefe es el vicepresidente”.


Malcolm luego procedió a decir algo que pareció bastante impactante:


“De hecho, eso es lo que necesitamos en Mississippi. En Mississippi necesitamos un Mau Mau. En Alabama necesitamos un Mau Mau. En Georgia necesitamos un Mau Mau. Aquí mismo en Harlem, en la ciudad de Nueva York, necesitamos un Mau Mau”.


Todo el discurso fue una respuesta al pacifismo como estrategia de liberación. En respuesta al lenguaje violento de los gobernantes, Malcolm argumentó:


“Aprendamos su idioma. Si su lenguaje es con una escopeta, consiga una escopeta. Sí, dije, si él sólo entiende el lenguaje de un rifle, consiga un rifle. Si sólo entiende el lenguaje de una cuerda, consíguele una cuerda. Pero no pierda el tiempo hablando el idioma equivocado con un hombre si realmente quiere comunicarse con él. Habla su idioma, eso no tiene nada de malo”.


Incluso después de que Malcolm X rompiera con la Nación del Islam, siguió siendo vilipendiado como proveedor de odio y violencia. Si esto es merecido en el caso de Hamás, debería verse en parte desde esa perspectiva.


Quienes acusan a Hamás de ser un grupo islamista absolutamente reaccionario y que odia a los judíos, a menudo lo hacen basándose en una premisa histórica un tanto inestable. La revista World Outlook proporciona una explicación falsa que afirma que las atrocidades del 7 de octubre en Israel forman parte de una larga historia de brutalidad.


“Hamas”, argumentan, “utilizó estos métodos despreciables contra los palestinos años antes de la reciente masacre de civiles israelíes. Después de ganar las elecciones en Gaza en 2006, Hamás tomó el control del territorio por la fuerza y la violencia. En 2007 lanzó una guerra contra Fatah y otros palestinos, tomando prisioneros a algunos, expulsando a otros y ejecutando a algunos”.


En el mejor de los casos, se trata de una visión unilateral de la guerra civil entre Hamás y Fatah, una guerra que implicó brutalidad por parte de ambos bandos. Más que eso, sin embargo, menosprecia la importancia de la victoria electoral de Hamás tras la Segunda Intifada, así como la respuesta del imperialismo a ella.


Hamás surgió como una fuerza política en los territorios ocupados, no debido a la matonería terrorista, sino fundamentalmente como resultado de su oposición a los Acuerdos de Oslo, cuya plataforma central era la aceptación del Estado de Israel. A esto se sumó la creciente ineficacia de Fatah para oponerse a la actual represión israelí tanto en Gaza como en Cisjordania.


Fue esto lo que permitió a Hamás ganar la mayor porción del voto popular en las elecciones legislativas de 2006 para el embrionario parlamento palestino. No se trataba simplemente de unas elecciones, como las descarta el periódico World Outlook, sino de unas elecciones generales entre todos los palestinos de los territorios ocupados en las que la voluntad de la mayoría del pueblo era apoyar a Hamás.


Hamás formó un nuevo gobierno de la Autoridad Palestina el 29 de marzo de 2006 después de que Fatah y otras facciones se negaran a unirse. La Autoridad Palestina, dominada por Hamas, y el parlamento fueron boicoteados, y la ayuda financiera internacional se prestó a través de Abbas, sin pasar por el Gobierno palestino.


Un año después, tras el Acuerdo de La Meca entre Fatah y Hamas del 8 de febrero de 2007, se formó un gobierno de unidad nacional integrado por ministros de Fatah y Hamas en un intento de crear una Autoridad Palestina pluralista en todos los territorios ocupados.


Los verdaderos islamistas en esta situación no fueron Hamás, sino los grupos yihadistas salafistas que veían la participación electoral de Hamás como una herejía. La visión islamista, entonces como ahora, era que el proceso democrático convierte al pueblo, y no a Dios, en la fuente de la voluntad soberana y hace de las leyes creadas por el hombre, en lugar de la sharia, la fuente del poder. No hay ni la más mínima prueba que demuestre que Hamás comparta ese punto de vista islamista.


La consiguiente guerra civil que llevó a Hamás a tomar el control total de Gaza no fue el resultado de un ataque bárbaro al estilo del ISIS, sino más bien un producto directo de los intentos estadounidenses y europeos de llevar a cabo un golpe de estado contra Hamás. Así lo confirmó un artículo de abril de 2008 en la revista Vanity Fair, donde el periodista David Rose publicó documentos confidenciales, procedentes del Departamento de Estado de Estados Unidos, que demostraban que Estados Unidos colaboró con la ANP (Autoridad Nacional Palestina) e Israel para intentar el derrocamiento violento. de Hamás en la Franja de Gaza.


Rose cita las siguientes palabras del ex asesor de Washington para Oriente Medio, David Wurmser:


"Me parece que lo que pasó no fue tanto un golpe de Hamás sino un intento de golpe de Fatah que fue anticipado antes de que pudiera suceder".


Parte de esa preparación ya había comenzado cuando el presidente Abbas de Fatah creó una guardia de estilo pretoriano de más de 1.000 soldados armados que comprendía fuerzas enteramente leales a Fatah y que incluía una fuerza de despliegue rápido conocida como Al-Tadakhwal.


Luego, Washington comenzó a capacitar a esta guardia de élite en técnicas de contrainsurgencia, seguido de un apoyo similar de Egipto, Jordania y Turquía. Durante el mismo período del gobierno de unidad, Gran Bretaña, España y la Unión Europea comenzaron a proporcionar equipos de comunicaciones, vehículos y apoyo logístico.


Además, a la desintegración del gobierno conjunto de Hamás y Fatah siguió inmediatamente un decreto del recién formado gobierno en Cisjordania que ordenaba a todo el personal de las Fuerzas de seguridad de la Autoridad Palestina (junto con todos los funcionarios públicos que no participaban en la prestación de servicios vitales) no presentarse a trabajar bajo la administración de Hamás. El sector de seguridad y justicia penal quedó vacante y efectivamente se entregó a la gestión exclusiva de Hamás.


También allanó el camino para el bloqueo de Gaza, negando al gobierno electo comercio, inversiones y acceso al crédito internacional esenciales, así como una dependencia absoluta de Israel en materia de combustible y agua. Con casi la mitad de la población viviendo en instalaciones para refugiados, condenó a la gran mayoría de la gente a una vida de miseria, desempleo y privación de suministros vitales.


Nada de esto pretende negar o excusar la política capitalista de Hamás o su frecuente recurso a la represión contra las fuerzas disidentes. Sin embargo, se podrían presentar cargos iguales o similares contra Fatah en Cisjordania; la diferencia fundamental es que Fatah reconoció el Estado de Israel y trabajó mano a mano con las fuerzas de ocupación israelíes para imponerlo.

La negativa de Hamas a reconocer a Israel junto con su narrativa de resistencia -sostenida por los túneles subterráneos y ocasionales salvas de cohetes contra Israel- sin duda le proporcionó una gran popularidad, al menos desde el final de la segunda Intifada en 2005.


Antes de ese momento, Hamas se regía por su carta de 1988 que establecía que “nuestra lucha contra los judíos es muy grande y muy seria” y pedía la eventual creación de “un Estado islámico en Palestina, en lugar de Israel y los Territorios Palestinos”. ”.


Su nueva carta adoptada en 2017 ahora establece que el Islam:


“proporciona un paraguas para los seguidores de otros credos y religiones que pueden practicar sus creencias en condiciones de seguridad. Hamás también cree que Palestina siempre ha sido y será un modelo de coexistencia, tolerancia e innovación civilizatoria”.


Además, el pacto de 2017 declara:


“Hamás afirma que su conflicto es con el proyecto sionista y no con los judíos por su religión. Hamás no libra una lucha contra los judíos porque sean judíos, sino que libra una lucha contra los sionistas que ocupan Palestina. Sin embargo, son los sionistas quienes constantemente identifican al judaísmo y a los judíos con su propio proyecto colonial y entidad ilegal.


“Hamás rechaza la persecución de cualquier ser humano o el menoscabo de sus derechos por motivos nacionalistas, religiosos o sectarios. Hamás opina que el problema judío, el antisemitismo y la persecución de los judíos son fenómenos fundamentalmente vinculados a la historia europea y no a la historia de los árabes y musulmanes o a su herencia”.


La nueva carta de 2017, aunque mantiene su adhesión al Islam, distingue a Hamás como un movimiento nacionalista revolucionario clásico, en este caso basado en la lucha por la libertad palestina. Esto es lo que lo diferencia tanto de sus patrocinadores iraníes como de otros grupos reaccionarios como Al Qaeda o ISIS.


La redención de la Nakba

La principal evidencia de esto la proporcionan las protestas fronterizas de Gaza de 2018-2019, también conocidas como la Gran Marcha del Retorno. Amurallada al sur por Egipto y al norte por Israel, Gaza se había convertido efectivamente en un campo de prisioneros donde la mayoría de los palestinos sobreviven gracias a dádivas como parte de los casi 7 millones de refugiados en la diáspora palestina.


La cuestión de los refugiados tras la Nakba de 1948 siempre había estado en el centro de la lucha de liberación palestina, mucho antes de la guerra de 1967 y la ocupación. Su derecho a regresar fue consagrado en dos resoluciones de la ONU en 1948 y 1974 y fue incluido ese año como “el principal de los derechos palestinos” en el XII Consejo Nacional Palestino.


La Gran Marcha del Retorno de 2018 revivió esta demanda histórica que Fatah había diluido gradualmente en el período previo a los Acuerdos de Oslo. Lo hizo, independientemente tanto de Fatah como de Hamás, en una serie de manifestaciones celebradas cada viernes cerca de la frontera entre Gaza e Israel desde el 30 de marzo de 2018 hasta el 27 de diciembre de 2019, durante las cuales un total de 223 palestinos fueron asesinados por fuerzas de francotiradores israelíes.


Las primeras manifestaciones fueron organizadas por activistas independientes y en ellas participaron 30.000 personas en una marcha pacífica. Aunque finalmente Hamas se hizo cargo de ellos, no las inició. Antes de que Hamás pudiera controlar y finalmente poner fin a estas acciones masivas, primero tuvo que ofrecer apoyo en nombre de la histórica lucha de liberación.


Ahmed Al-Naouq, un joven activista en Gaza en ese momento, explicó su impulso de la siguiente manera:


“En Gaza somos más creativos y flexibles en nuestro pensamiento porque no tenemos otra opción. Queremos escapar de esta prisión”, dijo a Al Jazeera. “Mi padre trabajó durante muchos años dentro de Israel. Estamos dispuestos a vivir en paz junto a los judíos israelíes; ellos deben dejar de lado sus miedos”.


Jehad Abusalim, asociado del programa Palestina-Israel del Comité de Servicio Estadounidense, dijo que las protestas fueron otro episodio en la historia palestina de resistencia popular:


“La Gran Marcha del Retorno ha sido un movimiento social de base que incluyó a los diversos y diversos componentes de la sociedad civil palestina”, dijo Abusalim a Al Jazeera. “En la marcha participaron facciones políticas, ONG y personas de todo el espectro político”, añadió.


Este fue un fenómeno extraordinario, aunque temporal, en el prolongado asedio y ocupación israelí, que ofreció al mundo una verdadera visión de la difícil situación de los palestinos: no como víctimas pasivas intimidadas y controladas por Hamás sino como agentes activos de su propio destino. Fue una demostración dinámica de que la larga lucha por la libertad no había muerto tras la segunda intifada.


Libertad artística

Otra forma de valorar la naturaleza del gobierno de Hamás en Gaza es el grado de libertad artística concedido por las autoridades. La semana anterior al ataque del 7 de octubre, el periódico The Guardian informó:


“El arte y los artistas perduran en Gaza, a pesar del castigador bloqueo israelí-egipcio sobre el pequeño enclave costero que ha estado en vigor desde que el grupo militante Hamas tomó el poder en 2006”.


Un informe anterior en la revista de noviembre de 2019 de The Conversation, subrayó esta relativa libertad de expresión artística:


“A pesar del empeoramiento de las condiciones, en julio y agosto de 2019, artistas palestinos de Shababeek (Windows Studio) lanzaron un gran proyecto de arte, llamado 'Contrastes contemplativos: arte de Gaza', que incluía una exposición pública de arte contemporáneo que representa la vida social y política en Gaza. El proyecto permitió a muchos artistas jóvenes expresar sus talentos, inquietudes y problemas de su comunidad de manera libre y creativa”.


Artistas de todas las tradiciones han prosperado a pesar de las dificultades para encontrar materiales y mercados para su trabajo. Entre una amplia producción artística se encontraba un libro de cuentos titulado Gaza responde, escrito por jóvenes de Gaza en 2014. Su editor, Refaaat Alareer, señaló una de las razones por las que fue tan significativo:


“Es digno de mención que una mayoría significativa de los colaboradores de este libro son mujeres. Esto muestra cuán importantes se han vuelto las jóvenes palestinas en los últimos años... esta joven ola de escritoras de cuentos viene para continuar la lucha y al mismo tiempo revolucionarla”.


Una de esas jóvenes escritoras fue Hiba Abu Nada, poeta y novelista. Nada murió junto con su hijo en un ataque aéreo en Khan Yunis el 20 de octubre. La escritora de 32 años había publicado una colección de poesía y una novela, El oxígeno no es para los muertos, que obtuvo el segundo lugar en los Premios Sharjah por La creatividad árabe en 2017.


Su trabajo fue publicado bajo el "gobierno de hierro de Hamás", pero el "Israel democrático" le quitó la vida.


Mujeres en Gaza: la vida bajo el régimen de Hamás

La posición de las mujeres en Gaza, como la de la mayoría de los palestinos, está condicionada principalmente por el bloqueo israelí, no por el fundamentalismo islámico. Esto fue testificado por cinco mujeres jóvenes en una entrevista de la BBC en 2010. Dos de los entrevistados describieron su experiencia de esta manera:


“Desde que Hamas tomó el poder", dijo Najla Shawa, de 29 años, "no he sentido ninguna presión directa por las actitudes contra las mujeres. Sigo usando la misma ropa, no uso el velo, voy a lugares con hombres y mujeres”.


"No creo que sea del todo cierto", añadió Hana Afana, de 24 años, "que Hamás esté imponiendo un código religioso. En algunas zonas de Gaza veo mujeres salir sin bufanda e incluso con vaqueros. No son acosados por Hamás - incluso en algunos casos incluso piden ayuda a los oficiales de Hamás en la calle - si tienen un problema con un hombre que los acosa o algo así”.


-------------------------------------------


Las atrocidades del 7 de octubre contra civiles israelíes fueron abominables desde cualquier punto de vista. Sin embargo, no se justificaron ni se llevaron a cabo en nombre de una guerra contra los judíos. Si ese hubiera sido el caso, Hamás los habría reconocido con orgullo como tales. En la historia de los pogromos antisemitas y en el holocausto mismo, el odio y la eliminación de los judíos invariablemente han sido declarados abiertamente y utilizados para justificar las masacres.


Aunque Hamás no los condenó ni procesó a ninguno de los involucrados, ha declarado repetidamente que no era ni es su intención matar a civiles judíos.


La lucha contra el Estado israelí y la lucha para ganar a los trabajadores judíos para una Palestina unitaria, secular y democrática implicará inevitablemente la construcción de un partido obrero revolucionario en oposición a Hamás. Sin embargo, en las condiciones actuales, una parte indispensable de esa tarea será forjar la máxima unidad para luchar contra el ataque israelí. Eso significa unir fuerzas con Hamas, Fatah y todos los demás que están dispuestos a resistir el asedio y la ocupación.


La campaña mundial de solidaridad con Palestina inevitablemente se encuentra en las mismas trincheras de resistencia a la ocupación. Nuestra solidaridad debe ser por la derrota incondicional de la invasión y ocupación israelí y por la victoria de Palestina, independientemente del liderazgo engañoso de Hamas y Fatah.


Semejante postura no impide denunciar y combatir el antisemitismo. Sin embargo, para hacerlo de la forma más eficaz es necesaria una clara diferenciación entre el antisemitismo, por un lado, y el antisionismo, por el otro. No hacerlo no sólo socava la lucha por una Palestina libre, sino que también debilita la lucha real contra las fuerzas antisemitas cuando y dondequiera que aparezcan.








Σχόλια


bottom of page